El alcalde destaca del Pleno las medidas económicas para ayudar a empresas locales a superar la crisis

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha destacado del Pleno Ordinario celebrado ayer, jueves, el punto relativo a las ayudas a los autónomos y pequeñas y medianas empresas (pymes) por importe de 250.000 euros. También, el anuncio de los bonos para fomentar el comercio local, así como las reducciones en el canon municipal a distintos negocios afectados por las medidas sanitarias derivadas de la pandemia, como el cierre actual en la hostelería.

El primer edil señaló que en el primer pleno celebrado este año 2021 se llevó el decreto que plasma una idea que ha precisado “varios meses de estudio” y ha tenido que “superar dificultades técnicas”, como son las ayudas para las microempresas, autónomos y pymes que “hayan sufrido algún tipo de limitación en su negocio durante la pandemia”. Estas limitaciones se refieren tanto “al cierre total”, como el que afecta en estos momentos al comercio no esencial o a la hostelería, así como a la merma de clientes derivada del cierre perimetral del municipio.

Celebró Ruiz Boix que el Gobierno de España haya prorrogado “hasta el 31 de mayo” los ERTEs, lo que supone “más de un año” desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020. Destacó que esta y otras medidas contrastan con las que se aprobaron durante la anterior crisis, cuando “se estuvo más cerca de los bancos” que de la ciudadanía en general.

“Desde el Ayuntamiento -subrayó- tenemos que aportar nuestro grano de arena” no sólo para ayudar a empresarios, por ejemplo del sector de la hostelería, sino también “a los camareros y camareras que tienen bajos salarios y lo están pasando muy mal”.

Indicó el alcalde que esta línea de ayudas se pondrá en marcha en cuanto se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Cádiz, y que se financiará con 250.000 euros que han sido detraídos de partidas presupuestarias que inicialmente se iban a destinar a festividades populares, actividades juveniles y ornamentación.

El regidor sanroqueño espera que el montante de las ayudas pueda llegar a sus destinatarios antes de finalizar el primer semestre de 2021, y por ello pidió a microempresas, autónomos y a pequeños y medianos empresarios “que estén atentos al BOP”, si bien desde el Ayuntamiento “anunciaremos el plazo de solicitudes” y técnicos de Amdel y de Comercio prestarán asesoramiento a los interesados.

Apuntó que estas ayudas tendrán un importe mínimo de 750 euros, aunque la cantidad podría incrementarse en función de las solicitudes presentadas hasta agotar la partida. Reconoció Ruiz Boix que “no es la panacea”, pero que puede ser un alivio económico para muchas familias, al igual que las ayudas a las familias que se han concedido desde Servicios Sociales. En este sentido, recordó que en 2019 se triplicó la cifra consignada inicialmente a dichas ayudas hasta llegar a casi un millón de euros, y que “en tres semanas de enero ya hemos aprobado más de 40.000 euros en este concepto”.

En cuanto a los otros asuntos discutidos en el Pleno Ordinario de ayer, el primer edil se refirió a los bonos destinados al comercio local que se están tramitando. Indicó que la partida total será de 75.000 euros, de los que 15.000 se destinarán “al apoyo técnico del programa” y los otros 60.000 a los citados bonos, de los que dijo que “se presentarán en las próximas semanas”.

El alcalde agradeció el apoyo prestado por los distintos grupos políticos de la Corporación a estas medidas de apoyo a las empresas del municipio, si bien lamentó que “el PIVG, el señor Mayoral, no quiso sumarse” a las minoraciones del canon que cobra el Ayuntamiento a distintos negocios.

Por un lado, la reducción del 33% al canon para chiringuitos y actividades de playa (que aprobaron todos los grupos, salvo la abstención del PIVG). Y, por otro, la minoración en un 50% “de tres actividades -dijo Ruiz Boix- que son propiedad del Ayuntamiento” aunque hayan sido concesionadas, como San Roque Club (con un campo municipal y “con más de 70 empleados en situación de ERTE”, y la cafeterías del Edificio Diego Salinas (Restaurante Vesubio) y de la Alameda Alfonso XI (Cervecería Cruz Blanca), estos últimos cerrados en estos momentos como el resto de la hostelería. Esta medida fue aprobada por todos los grupos, excepto el voto en contra del PIVG.

Como conclusión, el primer edil indicó que “ha sido un pleno positivo para el conjunto de la economía de San Roque. Es necesario que todas las administraciones arrimemos el hombro para intentar ayudar a los vecinos afectados por la crisis”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.