Un estudio de Diputación recomienda la eliminación de la especie invasora uña de león y la limpieza del arroyo Negro

Estas medidas serán vitales para conservar el ecosistema de la playa de Sobrevela

Promovido por el área de Transición Ecológica, el estudio de
la capacidad de carga de cinco playas gaditanas ha sido
realizado por la Fundación CEIMAR

Hoy ha tenido lugar la presentación del estudio de la
capacidad de carga de cinco playas gaditanas, entre las que se
encuentra el litoral linense de Sobrevela.
El estudio ha sido realizado por la Diputación Provincial de
Cádiz en colaboración con la Fundación CEIMAR (Campus de
Excelencia Internacional del Mar) y se enmarca en el programa para
la gestión costera de la provincia de Cádiz impulsado por el área de
Transición Ecológica y Desarrollo Urbano Sostenible con el objetivo
de identificar las playas con mayor conflicto de usos y actividades
en relación con la vulnerabilidad de sus ecosistemas.

En la presentación telemática han participado la presidenta de
la Diputación, Irene García; el presidente de la Fundación CEIMAR y
rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella, el
vicepresidente Segundo responsable del Área de transición
ecológica y teniente de alcalde, Mario Fernández, la concejal
delegada de Medio Ambiente, Raquel Ñeco, el edil de Playas, Rafael
León y un técnico de esta delegación.

Fernández informó de que “la detección de los puntos de
conflicto permitirá adaptar y mejorar la planificación de las
actuaciones públicas de cara a proteger adecuadamente los
ecosistemas litoral y al mismo tiempo hacer un aprovechamiento
turístico y económico de los mismos.”

El dossier sobre la playa de Sobrevela señala que está
respaldada por “una amplia zona dunar, con dunas de baja altura
colonizadas por vegetación arbustiva. Desde el punto de vista de la
ocupación antrópica, se puede clasificar como seminatural, con un
grado de ocupación de la trasplaya moderado. Destaca en su
extremo Norte la zona de la micro reserva del Arroyo Negro, de
importante riqueza zoológica y botánica pero amenazada por la
presión antrópica.”

El estudio concluye que la capacidad de carga ecosistémica y
de ocupación de la playa de Sobrevela es, en general, media-baja.
Sin embargo, para evitar empeorar la situación especialmente en
las zonas con un grado de vulnerabilidad más elevado, se realizan
ciertas recomendaciones que pasan por diseñar un plan de
recuperación y protección de la vegetación dunar a lo largo de toda
la playa, poniendo especial énfasis en la eliminación de especies
invasoras como la uña de león. También aconseja la elaboración de
protocolos de actuación para la eliminación de residuos y basuras
del Arroyo Negro y zonas colindantes de la playa, cuidar las
consecuencias estéticas de cualquier uso o actividad en el paisaje,
así como en el entorno en el que se halla la torre almenara de
Torrenueva.

Al respecto de los aparcamientos, la recomendación es
reordenar los existentes antes de reservar nuevas bolsas de
estacionamiento de vehículos en el acceso por el camino del Arroyo
Negro. Asimismo, se sugiere el establecimiento de un protocolo de
actuación para el control o reubicación de los aparcamientos
situados en el arcén a lo largo de toda la
carretera. Finalmente, apunta a una ampliación del estudio que
abarque a las playas que tienen conexión ecológica con Sobrevela
(Levante/La Atunara y Torrenueva), ya que al ser un espacio
continuo, las medidas que se tomen deberán afectar también a
estas playas colindantes.
4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.