Pequeños de Taraguilla disfrutaron de un cuento dinámico de Halloween, que se traslada hoy a Puente

La Plaza de las Flores de Taraguilla acogió en la tarde de ayer, martes, una de las sesiones especiales de actividades que está llevando la Red Municipal de Bibliotecas a los cuatro distritos en los que se divide San Roque. Los pequeños de la barriada y también de los núcleos de Estación y Miraflores disfrutaron de un “Cuento dinámico musical de Halloween”, en el que se fomentaba su participación activa.

La teniente de alcalde Mónica Córdoba dirige la Delegación de Bibliotecas, que llevó esta sesión de actividades el lunes a Pueblo Nuevo, ayer a Taraguilla, esta tarde al Centro Cívico “La Esquina” de Puente Mayorga, y mañana jueves al Salón de Actos del Edificio Diego Salinas, en San Roque Ciudad. En todos los casos se desarrollan varios juegos, y las sesiones comienzan a las 18.00 horas.

Entre los asistentes a la actividad de ayer se contó el teniente de alcalde de Estación, Taraguilla, Miraflores, Juan Serván. En esta actividad se cuenta un cuento interactivo basado en la festividad de Halloween. A lo largo del relato se suceden diferentes escenas con sonidos en directo ejecutados con instrumentos musicales, bailes, improvisaciones, imitación de movimientos y sonidos… De una duración aproximada de 60 minutos, se anima a los pequeños a que acudan disfrazados para participar en distintos juegos.

Uno de estos juegos es el del murciélago: basado en el tradicional juego del pañuelo, a cada uno de los niños se les asignará un personaje diferente (zombies, vampiros, monstruos, brujas) y deberán recoger el pañuelo (en este caso un murciélago) imitando al personaje correspondiente.

Otro es el “juego del zombie hambriento”, en el que uno de los monitores, disfrazado de zombie, es el encargado de comenzar esta actividad. Si este personaje pilla a un niño, este niño se convertirá en zombie y tendrá el poder de convertir a otros niños y así sucesivamente. La actividad finaliza cuando todo el grupo se convierte en zombies.

En el “monstruo favorito” cada uno de los niños tiene que subir al escenario para imitar a su personaje terrorífico favorito (bruja, monstruo, zombie, vampiro, murciélago). El resto deberán adivinar de qué personaje se trata.

Hay otro llamado el “juego de aros”, en el que los participantes tendrán que desplazarse por la zona mientras la música esté sonando. Cuando la música para, todos los niños deberán ir a cualquiera de los aros lo antes posible.

También se lleva a cabo una gymkana, una búsqueda dinámica de pistas literarias que finaliza en una historia popular de Halloween, tema que también protagonizará las adivinanzas que tendrán que ir resolviendo los participantes.

En cuanto a la “bruja quitavocales”, se han quitado las vocales de diferentes palabras, y los niños tienen que adivinar de qué palabra se trata.

Harán también un “baile monstruoso”, una variación del juego de las estatuas en el que los niños deberán ir imitando personajes que se les vaya diciendo hasta que la música pare y todos deberán congelarse.

Además, se lleva a cabo la “pesca del sombrero de bruja”, en el que los niños (por grupos) deberán introducir una anilla por el pico del sombrero.

Por último, pueden realizar “pintura emocional evocada”, consistente en que durante la escucha de una canción, los participantes deberán dibujar lo que les evoque la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.