ACTUALIDAD

Misa rociera y pregón de la Agrupación del Rocío, a cargo de David Vargas en San Roque

La Parroquia de Santa María La Coronada ha acogido hoy, domingo, una misa rociera y el pregón de la Agrupación Parroquial del Rocío, a cargo de David Vargas. Tradicionalmente, ambos actos servían para despedir a los peregrinos sanroqueños rumbo a Almonte, pero este año, como ocurrió en 2020, no habrá romería debido a la pandemia. La Delegación de Tradiciones colaboró en esta actividad aportando el exorno floral.

La concejal de Tradiciones, María del Mar Collado, encabezó la representación de la Corporación, compuesta por ediles tanto del Equipo de Gobierno como de la oposición. También asistieron el presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, Juan Angulo, así como distintos hermanos mayores y la cúpula de la Agrupación Parroquial Nuestra Señora del Rocío de San Roque, que tiene al frente a su director, Miguel Ángel Andana.

La misa fue oficiada por el párroco, José Manuel Sánchez Cote, y durante la misma se contó con música de flauta y tamboril así como con la entrega de ofrendas al retablo de la Virgen del Rocío, situado en el altar. Al término de la eucaristía comenzó el acto del pregón, donde se anunció que en pocos días llegará a San Roque el simpecado de la agrupación parroquial.

Juan José Barreno, pregonero en 2019, fue el encargado de presentar a su sucesor, David Vargas, del que dijo que es una persona muy vinculada a la Iglesia desde niño, que forma parte de la Hermandad de Santa María La Coronada y es mayordomo de la de Buena Muerte y Amargura. También destacó su pertenencia a la Hermandad del Rocío de Algeciras desde que, en 2010, hizo el camino a la aldea almonteña por primera vez.

En cuanto al pregón en sí, David Vargas se mostró muy emocionado en varias ocasiones. Unas veces, al exponer la tristeza que le invade porque no se celebra la Romería del Rocío por dos años consecutivos. Y otras, al referir cuestiones personales, como el cariño que profesa a su ahijada Ángela, otra rociera de pro.

Señaló que aunque ha sido “otro difícil año” tanto por el sufrimiento que está generando la enfermedad como por la no celebración de la romería, no le cabe ninguna duda de que “el Rocío volverá”, una celebración que “en cada ocasión es diferente” y en la que ha aprendido a “ser hermano”.

Tras la finalización del pregón, David Vargas recibió un obsequio por parte de la Agrupación Parroquial de manos de su director, Miguel Ángel Andana, y otro de la Hermandad de la Buena Muerte y Amargura, por parte de su hermano mayor, Luis Silva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.