El alcalde insta a la APBA a que limpie la barrera antinarcos para evitar inundaciones en Guadarranque

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, ha instado hoy, martes, a la
Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA) a llevar a cabo “de manera
urgente” una limpieza del cauce del río Guadarranque en el tramo de su
competencia, cerca de la desembocadura, “y en especial de la barrera
antinarcos, donde se acumula la maleza y se crea lo que se llama una
presa de castor”. El primer edil recuerda que el pasado viernes el agua
estuvo a punto de inundar la calle Redes “y es previsible que en un
nuevo episodio de fuertes lluvias el río se desborde a su paso por la
barriada de Guadarranque”.
El regidor sanroqueño apuntó que “cuando en 2016, el Gobierno de la
Nación, encabezado entonces por el PP, instaló esta barrera para evitar
el uso del río Guadarranque por lanchas de narcotraficantes, ya
advertimos desde el Ayuntamiento de que podría aumentar el riesgo de
inundaciones. La razón es que la maleza que baja por el río desde el
Embalse de Guadarranque termina acumulándose en ese punto, y acaba
creando una especie de presa parecida a la que realizan los castores”.
“El agua del río -añadió- se ve frenada justo a la altura de la calle
Redes de Guadarranque, de manera que se ensancha el cauce y puede acabar
inundando gran parte de la barriada. El viernes pasado estuvo a punto de
ocurrir, y es previsible que pase si hay un nuevo episodio de lluvias
fuertes”.
“Por lo tanto -dijo el alcalde- solicito a la Autoridad Portuaria Bahía
de Algeciras (APBA) que realice de manera urgente una limpieza del cauce
del Guadarranque en el tramo de su competencia, que va desde la bocana
hasta una estructura que pasa sobre el río y que sirve para dar servicio
a las industria, situada más o menos a la altura del área recreativa del
Arroyo de la Madrevieja. En especial, esa limpieza debería realizarse en
la barrera antinarcos, para despejar la maleza ya acumulada y acabar con
la presa de castor ya existente”.
Explicó que “el Ayuntamiento no puede actuar porque no contamos con
medios para ello y, además, no queremos que encima se nos denuncie por
no ser nuestra competencia. Pero el riesgo existe, y es mejor evitarlo
antes de lamentar daños. Sólo nos queda apremiar a la APBA para que
lleve a cabo esta tarea”.
Recordó Ruiz Boix que “la zona del colegio San Bernardo y del centro de
salud de la Estación de San Roque se inundaba siempre que había fuertes
lluvias. Con los 250.000 euros de ayuda que otorgó la Junta de
Andalucía, entonces presidida por el PSOE, tras las inundaciones de
finales de 2016, el Ayuntamiento promovió la mejora de la red de
pluviales de la Plaza Ortega Brú. El resultado está a la vista: el
viernes no hubo inundaciones en esa zona”.
“También -explicó- ha sido importante la limpieza del cauce del Arroyo
Cachón que se llevó a cabo en noviembre pasado con personal y medios
municipales. Estoy seguro de que si no se hubiera despejado la maleza,
este arroyo que separa los términos municipales de San Roque y La Línea
se habría desbordado el viernes a su paso por la calle Inmaculada de
Pozo del Rey. Así y todo, fue necesaria la labor de personal de Emadesa
para evitarlo, pero sin esta limpieza previa probablemente no hubiéramos
dado abasto”.
“Por lo tanto -incidió el alcalde- es necesario que la APBA, como
competente en ese tramo del río Guadarranque, lleve a cabo la limpieza
del cauce en el ámbito de su competencia y, especialmente, en la barrera
antinarcos. De esta manera evitaremos graves problemas a la barriada de
Guadarranque”, finalizó.
La barrera antinarcos se construyó en otoño de 2016 a cargo de la
Subdirección general de Planificación y Gestión de Infraestructuras y
Medios para la Seguridad de la Secretaría de Estado de Seguridad del
Ministerio del Interior. El importe fue de  231.394,78 euros.
Se instalaron 25 pilotes de acero rellenados de hormigón para fijar su
posición. Estos tubos tienen 80 centímetros de diámetro y 1,2
centímetros de espesor, separados unos de otros 2,4 metros, espacio en
el que se instalaron dos barreras en zigzag.
   
Los pilotes están fijados al lecho del río a unos 15,10 metros, de
manera que cuando la marea está baja se pueden ver unos tres metros de
los mismos, y un metro y medio cuando hay pleamar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.