Benjamín Prado y su última novela, protagonistas del Aula de Literatura de San Roque


El escritor Benjamín Prado y la última novela de su saga de Juan Urbano, “Todo lo carga el diablo”, protagonizaron anoche una nueva edición del Aula de Literatura “José Cadalso”. Se trata de una actividad organizada por la delegación de Cultura que dirige la concejal, Ana Ruiz, y que se celebró en el teatro Juan Luis Galiardo.

El encuentro giró, principalmente, entorno a la última novela publicada por Prado, “Todo lo carga el diablo”. Se trata de la quinta entrega de la saga del detective Juan Urbano, donde narra la vida de tres mujeres, dos de ellas personajes reales, en posiciones ideológicas antagónicas, deportistas, rivales pero también amigas que compitieron en las Olimpiadas de Berlín en 1936, unos juegos olímpicos marcados por el nazismo.

La trama de la novela se desarrolla en el escenario de la II República Española donde las mujeres conquistaron derechos, hasta entonces impensables, periodo que significó tan sólo un paréntesis, ya que, tras la Guerra Civil, se impuso la dictadura que acabó con las libertades conquistadas y durante la cual ambas protagonistas fueron depuradas.

Junto a la perspectiva feminista de la novela, el autor también destaca la intención de homenaje a los mayores, personalizado en una de las protagonistas. Un sector de la población, los mayores, que en la actualidad y con la pandemia ha sido uno de los maltratados por parte de las administraciones. Para el autor se trata de una enfermedad moral anterior ya que “si eres una persona no contributiva no interesas a los estados” señaló.

En cuanto a su proceso creativo, Prado destacó que tiene todas las manías, entre otras, siempre escribe con tinta verde y encerrado con llave, y se define como muy supersticioso. “Tengo un angelito o Pepito Grillo que me marca y me dice cosas sobre los personajes, además es fundamental que los personajes encajen en la época histórica donde desarrollo la trama” ha indicado.

Describió los tres pasos que sigue para escribir, mucha documentación, selección de la información y proceso de “destilación”, “la intención es contar cosas relativas a los que te leen, que emocionen al lector. Además, antes de sentarme a escribir necesito tener todo el guión y las ideas de la novela muy claras.”

Prado destacó que ha tenido el privilegio de convivir y compartir tiempo y anécdotas con escritores de diferentes generaciones, entre ellos, Rafael Alberti, con quien compartió viajes por muchas ciudades y pueblos de España. Contó una de esas anécdotas que tiene como escenario a San Roque y sobre la que escribió un poema que recitó para concluir el acto. Unos versos incluidos dentro de “La lámpara de Alberti” y que responden a la petición del poeta de la generación del 27 que quería acercarse a nuestro municipio para ver el humo de la refinería, en su anhelo de recuperar sus sitios en Cádiz, tras varias décadas en el exilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.